¿Beneficia o perjudica a las PyMEs? ¿Realmente ayuda a México?

Posted on

 

reforma-laboral

 

Por: Héctor Valencia Morales, MBA. Socio director de ASN Consultoría y catedrático de posgrado en EBC

En mi cátedra de posgrado, así como en mi actividad profesional consultando empresas, estos últimos días ha sido frecuente recibir la misma solicitud acerca de mi opinión sobre la Reforma Laboral y en particular sobre los beneficios que le puede generar a las PyMEs.

Puedo afirmar que la Reforma Laboral beneficiará sólo marginalmente a las PyMEs, ya que en esencia el planteamiento tiene 2 grandes objetivos, el primero tiene que ver con la transparencia sindical, muy importante para nuestra nación y útil para la democracia, pero en poco ayuda a la empresa como tal y el otro gran objetivo se enfoca a facilitar la contratación, mediante mecanismos de empleo eventual, primer empleo y contratos por periodos a prueba, es aquí donde encuentro un beneficio marginal para las empresas ya que viabiliza la generación de empleos. No con este comentario intento minimizar el espíritu de la reforma que es urgente para México y en ese sentido cualquier cambio es positivo.

Los beneficios para las PyMEs son poco relevantes ya que la Reforma no ataca el verdadero problema que padecen las empresas en materia laboral, que se refiere al proceso de defensa ante una demanda en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, que por cierto no depende del Poder Judicial de la Federación, como debería de corresponder a un órgano que se supone debe impartir justicia, sino al Poder Ejecutivo por medio de la Secretaria del Trabajo; no todo el mundo lo sabe, pero aquellos empresarios que hemos tenido la mala fortuna de conocer la dichosa junta sabemos que representa la mayor expresión de corrupción, burocracia, tortuguismo operacional y coyoteo.

Cuando una empresa toma la decisión de despedir a alguien, aun cumpliendo cabalmente con la ley laboral para ello, es decir pagando la liquidación correspondiente al pie de la letra, sabe que siempre existe la posibilidad de que en algún momento posterior llegue un citatorio para la Junta y es peor cuando el despido se originó por alguna falta grave cometida por el empleado, donde la ley permite a la empresa el despido inmediato, el empresario debe considerar siempre que muy probablemente días después deberá estar enfrentando un proceso viacrucis en la Junta.

Cuando esto sucede, la empresa entiende que independientemente del resultado del laudo, es decir ganando o perdiendo la conciliación, en los 2 escenarios esto va a generar altos costos adicionales.

Las PyMEs generalmente no cuentan con un departamento jurídico interno, de tal suerte que ante una demanda se ven obligadas a contratar los servicios de un abogado externo cuyos honorarios son costosos y aumentan dependiendo del tiempo que se lleve el proceso. Aun con la razón de su lado y con el resultado a su favor, pagar los honorarios del abogado es muy costoso, cosa que para el empleado que demanda no, porque los abogados que los asisten (coyotes) pactan porcentajes sobre lo que obtengan del patrón, de tal suerte que mientras más se alargue el proceso presionan cada vez más a su contraparte a preferir una negociación en donde ofrecen desistirse a cambio de una cantidad económica.

La PyME entonces se enfrenta ante la siguiente disyuntiva:

  • Enfrentar el proceso, consciente de que su contraparte lo va a alargar mucho y que  aun ganando, los honorarios de su abogado le representarán un alto costo y habrá que pagar; sin mencionar que siempre cabe la posibilidad de perder, ya que existen una gran cantidad de trampas, corruptelas y embarradas de mano que pueden hacer que además de los honorarios de su abogado tengan que pagar la cantidad solicitada por el empleado más los famosos salarios caídos en donde el tiempo que trascurrió es literalmente mortal.
  • Pactar (tranzar) con la contraparte, consciente de que es injusto para ella, pero definitivamente más barato tratando de negociar lo más pronto posible una cantidad menor a la demandada y recortando con ello el honorario de sus propios abogados, pero desafortunadamente también esta opción de solución representa costos para la PyME.

Cuando un trabajador demanda a una empresa, éste puede argumentar cuanta mentira quiera, ya que en la ley actual la carga probatoria recae íntegramente sobre el patrón, de tal suerte que hay historias de empleados que trabajando 6 meses dentro de una empresa y ganando apenas 2 salarios mínimos fueron despedidos y después de un proceso mal manejado por la empresa, o lleno de traperías y corruptelas, han logrado obtener hasta un millón de pesos.

En resumen, el verdadero problema que presentan las PyMEs en materia laboral es la ineficacia de la ley en materia de impartición de justicia. Existe toda una industria legal detrás de esto y cuando se ven en la necesidad de enfrentar un proceso, siempre terminan enfrentando costos adicionales que en algunos casos llegan a poner en riesgo su capital.

Me preguntan cómo influye la nueva Reforma Laboral en las Pymes, tristemente muy poco, ya que tendrán que seguir lidiando con la Junta de Conciliación, sus coyotes, corruptelas y tranzas.

¿Crees que la Reforma Laboral impulsará o afectará los negocios?
Anuncios

Los comprobantes fiscales Hoy

Posted on

Por: CPC y PC en FI Joel Ortega Jonguitud, *Integrante de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México, A.C

Correo: relacionespublicas@colegiocpmexico.org.mx

Las disposiciones fiscales han establecido siempre la obligación para los contribuyentes de expedir comprobantes por las operaciones que realicen. Al respecto, las mismas disposiciones establecen los requisitos que dichos comprobantes deben reunir. Esto es lo que tradicionalmente conocemos como factura fiscal, recibo fiscal o simplemente comprobante fiscal.

Hoy en día, las disposiciones fiscales establecen que los comprobantes fiscales deben emitirse mediante documentos digitales a través de la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria (SAT). A estos comprobantes se les denomina comúnmente como CFDI’s (Comprobantes Fiscales Digitales por Internet) y tienen la característica de que, antes de ser expedidos por los contribuyentes, deben remitirse electrónicamente al SAT para que este organismo valide el cumplimiento de requisitos del comprobante, le asigne el número de folio y le incorpore un sello digital. Para estos efectos, el contribuyente debe contratar a un Proveedor de Servicios de Expedición de Comprobante Fiscal Digital a través de Internet, quienes, por disposición de ley, son autorizados por el SAT para efectuar la validación, asignación de folio e incorporación del sello como se ha mencionado.

Hasta el año 2010, los comprobantes fiscales digitales eran emitidos por los contribuyentes sin tener que enviarse previamente al SAT a través de Internet. En este caso el contribuyente solicitaba previamente la asignación de folios al SAT y, el mismo contribuyente, asignaba el número de folio y el sello digital correspondiente. A los comprobantes emitidos bajo esta modalidad se les denomina comúnmente como CFD’s (Comprobante Fiscal Digital), sin la I, porque no se emiten a través de Internet. Conviene mencionar que las disposiciones fiscales permiten todavía, hoy en día, la expedición de este tipo de comprobantes, pero sólo para aquellos contribuyentes que venían expidiéndolos hasta el 31 de diciembre de 2010. Conviene también mencionar que esta posibilidad es temporal ya que está contenida en una disposición fiscal de vigencia anual y, si no se publica nuevamente para el próximo año 2013, ya no se podrán emitir más CFD’s si no solamente CFDI’s.

De igual manera, hasta el año 2010, las disposiciones fiscales permitían que los comprobantes fiscales se emitieran previa impresión en talleres de impresión gráfica autorizados por el propio SAT y con una vigencia de 2 años para su utilización o emisión. A estos comprobantes, no digitales, se les denomina comúnmente comprobantes en papel o comprobantes impresos en talleres autorizados. Mediante disposición transitoria se estableció que estos comprobantes podían seguirse emitiendo hasta que terminaran su vigencia de 2 años. Consecuentemente, los comprobantes que los contribuyentes hubieran enviado a imprimir a talleres autorizados a más tardar el 31 de diciembre de 2010, podrán seguir emitiéndolos hasta que se les agoten y a más tardar el 31 de diciembre de este año 2012.

Por otro lado, las disposiciones fiscales establecen, como facilidad para contribuyentes con ingresos hasta de $4 millones anuales, la opción de expedir comprobantes en forma impresa (no digitales), siempre que adhieran al comprobante un dispositivo de seguridad denominado Código de Barras Bidimensional, mismo que proporciona el propio SAT. A estos comprobantes se les conoce comúnmente como Comprobantes con Código de Barras Bidimensional (Comprobantes con CBB).

En resumen, en este 2012, existen 4 distintas formas para la emisión de comprobantes fiscales:

  • a) El CFDI (comprobante Fiscal Digital a través de Internet), que es el más novedoso y el que previsiblemente quedará en un futuro como única forma válida de emitir los comprobantes fiscales.
  • b) El CFD (comprobante Fiscal Digital), para aquellos contribuyentes que ya los venían emitiendo bajo esta modalidad y que, de acuerdo con las disposiciones vigentes, sólo se podrán emitir hasta el 31 de diciembre de este 2012, a menos que las autoridades fiscales permitan su ampliación más allá de dicha fecha.
  • c) Comprobantes en papel impresos en talleres autorizados, siempre que estén dentro de su plazo de vigencia y que no podrá ir más allá del 31 de diciembre de este 2012.
  • d) Comprobantes con Código de Barras Bidimensional (Comprobantes con CBB), para los contribuyentes que se ubican en los supuestos para emitir los comprobantes fiscales con esta facilidad.

 

Como puede apreciarse, este año 2012 es un año de transición muy especial en materia de comprobantes fiscales, ya que en él coexisten los 4 diferentes tipos mencionados, para dar lugar, en un futuro inmediato, a los CDFI’s como único medio válido de emisión de comprobantes fiscales.

Lo anterior obliga a tener especial cuidado en el cumplimiento de las obligaciones fiscales en materia de comprobantes, tanto para el contribuyente obligado a emitirlos como para el contribuyente que los recibe y que los utiliza para fines de deducción y acreditamiento fiscales. Los contribuyentes obligados a emitir comprobantes, que no lo estén haciendo aún a través del esquema de CFDI’s, deben tratar de implementar cuanto antes este esquema, ya que, como hemos comentado, será en breve el único medio válido de emisión de comprobantes.

Finalmente, conviene mencionar que con el nuevo esquema de emisión de comprobantes fiscales digitales, se logran importantes beneficios tales como:

  • Agilizar el proceso de facturación.
  • Mayor seguridad en el proceso.
  • Eliminación de papel y tinta de impresión con los beneficios consecuentes en sustentabilidad.
  • Ahorro de trabajo y costos administrativos.
  • Eliminación de archivos y de espacios para este fin.

* Artículo publicado el día 29 de octubre en el periódico Excélsior, sección Dinero.

Tercera Resolución de modificaciones a la Resolución Miscelánea Fiscal para 2012

Posted on

¿Reversa a los cambios en Comprobantes Fiscales o tiempo para hacerlo mejor?

El pasado 12 de octubre se publicó la Tercera Resolución de modificaciones a la Resolución Miscelánea Fiscal para 2012, la cual  entre otras disposiciones deroga algunas disposiciones relacionadas con los nuevos campos -requisitos para los Comprobantes Fiscales Digitales que entraron en vigor  a partir del 1 de julio del 2012, entre ellos:

  1. Se deroga la regla I.2.7.1.3 referente al Régimen fiscal a señalar en los comprobantes.
  2. Se deroga la regla I.2.7.1.12, referente al Método de pago y Número de cuenta
  3. Se modifica la regla I.2.7.1.5 referente a la Unidad de Medida, indicando que se podrá señalar la unidad de medida que se utilice conforme a los usos mercantiles.
  4. Se agrega la regla I.2.7.1.16, en la cual se indica que los contribuyentes NO estarán obligados a incorporar en los comprobantes fiscales la información relativa a:
  • Régimen fiscal en que tributen conforme a la Ley del ISR
  • Identificación del vehículo
  • Número de cuenta predial del inmueble
  • Clave vehicular
  • Forma en que se realizó el pago y últimos cuatro dígitos del número de cuenta o tarjeta correspondientes.

Los contribuyentes que apliquen la FACILIDAD contenida en esta regla, deberán indicar en los apartados correspondientes la expresión NA o cualquier otra análoga. También se podrán incluir la información que se tenga en el momento de expedir el comprobante respectivo. LAS FACILIDADES DE ESTA REGLA SERAN APLICABLES A LOS COMPROBANTES FISCALES EXPEDIDOS DESDE EL 1 DE ENERO DE 2012.

  • Se agrega la regla I.2.7.1.17 en la que se informa de la Herramienta gratuita del SAT para la expedición de CFDI

A pesar de haber sido derogadas estas disposiciones hay que considerar que el Código Fiscal de la Federación donde se  establece la obligatoriedad de esos campos, así como el Anexo 20 de la Resolución Miscelánea Fiscal el cual establece la estructura del Comprobante Fiscal Digital NO HAN SIDO MODIFICADOS, por lo que estas disposiciones pueden significar por un lado, flexibilidad para que  los Contribuyentes se adapten al proceso de facturación o bien un compás de espera mientras la Autoridad redefine al respecto.

En fin, sólo nos queda esperar nuevas disposiciones y mantenernos alerta a las mismas.