Implemeta una buena promocion en tu Empresa

Posted on

ImagenHay quienes no confían en las promociones, pues a simple vita pueden parecer todo, menos benéficas, por ejemplo, hay quienes creen que al realizar una promoción engañan a la gente o los que piensan que se trata de abaratar el producto.

Lo cierto es que una promoción bien planeada tiene múltiples beneficios para tu negocio, ya que se trata de una herramienta de marketing que te puede ayudar a expandir tu mercado, fidelizar a los clientes con los que ya cuentas o bien, incrementar la presencia de tu marca.

Los primero que necesitas hacer para empezar a planear una promoción es plantear bien cuáles son tus objetivos, unificarla con la estrategia general de marketing de tu empresa y ser creativo. Posterior a esto tienes que sacar los costos de cuánto te costará gastar en esta promoción vs lo que puedes ganar haciéndola.

Aquí tienes algunas ideas para generar buenas promociones:

Para dar a conocer tu productos

1. Muestras gratis. Es un poco costosa pero funciona para introducir un nuevo producto o atraer nuevos clientes.

2. Descuentos en general. Es básica para cualquier marca, y ayuda a atraer consumidores que no te conozcan o a tener felices a los que ya te han probado.

3. Paquetes con precios especiales. Esta herramienta ayuda a incrementar el volumen de ventas de tu producto. Sirve para introducir nuevos productos y promocionar productos ya existentes.

Para fidelizar a tus clientes

4. Cupones físicos y online. Quienes consumen tu producto contantemente estarán felices de que les des algo a cambio por ser fieles a tu marca.

5. Gratificaciones por fidelidad. Te ayuda a generar buena imagen y a que, quienes consumen tu producto frecuentemente, lo sigan haciendo porque se sienten apapachados y tomados en cuenta.

Recuerda, cualquiera que sea tu idea o decisión, no olvides que la planeación es la calve para el funcionamiento de cualquier promoción.

 

Anuncios

Conoces A miguel Lanube

Vídeo Posted on

con Office 365 tu empresa estará jugando en las grandes ligas…. contrátame portalcade.com

¡Office 365 sin costo para tu PyME!

Posted on

interfasesSi entre tus propósitos de año nuevo está apalancar la productividad y eficiencia de tu PyME, Microsoft tiene buenas noticias para ti: La posibilidad de probar sin costo, durante 90 días, Microsoft Office 365.

¿En qué consiste la promoción? Una prueba sin costo, durante 90 días, de Office 365 Plan P1 para 10 usuarios. Esto incluye las versiones empresariales de Exchange Online, SharePoint Online y Lync online, que te ofrecen atractivas capacidades de correo electrónico, mensajería instantánea, videoconferencias, reuniones virtuales, sitios colaborativos y Office Web Apps.

Y es que con Office 365 las pequeñas empresas que necesitan para crecer, competir y enfocarse en lo que mejor saben hacer, tienen garantiza una solución sin limitantes para crear documentos, colaborar en ellos y conectar a los usuarios de la empresa sin importar el momento o el lugar.

Recuerda: Si no has probado Office 365, este es un extraordinario momento para gozar de 90 días de prueba gratuita hasta fin del mes de febrero de 2013. No lo pienses más. Haz clic aquí y comienza a gozar los beneficios.

A continuación, algunos aspectos que te acabarán de convencer. ¡Toma nota!

1. Seguridad y privacidad. Office 365 fue construido desde cero, teniendo como premisa la seguridad y privacidad. Por ello Ningún servicio de Office 365 presenta publicidad, por lo que no tienes riesgo de que tu información sea escaneada con fines de lucro publicitario.

2. Disponibilidad. Con Office 365 olvídate de depender de una conexión de Internet; basta con que tengas una PC, un dispositivo móvil o acceso a un navegador para trabajar cuándo sea y dónde sea.

3. Efectividad y eficiencia. Si te preocupa la experiencia de usuario, con Office 365 eso no es problema. Sus servicios trabajan en conjunto para entregar una experiencia fluida y transparente, de modo que con un solo clic puedes iniciar un chat, una videoconferencia o compartir documentos Lo mejor de todo, es que se logra desde aplicaciones familiares de Office.

4. Productividad. ¿Has empleado Microsoft Office? Entonces sabrás utilizar Office 365 sin ningún entrenamiento adicional. Esto se debe a que Microsoft Office 365 está diseñado para usuarios finales, al tiempo que conserva las funcionalidades avanzadas para expertos.

5. Opción profesional. ¿Quieres obtener los beneficios del cómputo en la nube mientras continúas usando las herramientas de productividad? Con Office 365 es posible. Además, es posible mantener la fidelidad de los documentos en diversos dispositivos.

6. Simple de instalar y usar. Si eres un profesionista independiente o un pequeño negocio y no tienes personal de Sistemas ¡no te preocupes! Office 365 permite que tú mismo des de alta usuarios y administres permisos. ¡Es muy sencillo!

7. Flexibilidad. Puedes tener una solución en la nube o en un sitio ¡o en ambos!, por lo que el único dilema será definir el ambiente en que quieres trabajar.

8. Respaldo financiero. ¿Imaginas tener un nivel de servicio de 99.9% y que te acrediten dinero si no se cumple? Pues es justamente lo que garantiza Office 365, cuyo nivel de servicio abarca la solución completa, no sólo los servicios básicos.

9. Cero sorpresas. Las sorpresas déjalas para tu cumpleaños, porque con Office 365 todo es predecible, seguro y confiable. Lo anterior gracias a una clara ruta de desarrollo de productos, versiones y actualizaciones.

10. Soporte garantizado. ¿Tienes dudas? Los foros de la comunidad office 365 tienen la respuesta. Algunos planes tienen soporte vía telefónica 24×7.

cadetips Soluciones en la Nube

Posted on

¿Por qué?    

En nuestra empresa necesitábamos algo que nos ofreciera tener toda la información allá donde estuviésemos, e interactuar con nuestros clientes sin tener que estar con ellos físicamente, también es importantísimo a nivel interno de la empresa y mas teniendo nuestra sede en Vigo para poder estar todos en contacto y poder tratar correctamente a todos nuestros cliente.

 

        Qué hice    

Nos informamos acerca de las distintas tecnologías que había en el mercado que nos evitase tener reuniones presenciales y que nos permitiese colaborar de forma remota.

        Cómo lo conseguí    

Ahora tenemos toda la información actualizada y podemos verla desde cualquier sitio. Ha mejorado sustancialmente la atención a nuestros clientes y la calidad de vida y rendimiento de nuestros empleados. Gracias a la posibilidad de trabajar a distancia,, hemos incorporado a una persona que trabaja desde su casa y realmente parece que estuviese con nosotros en la oficina.

Tecnologia en las oficinas

Posted on

5 datos interesantes sobre el uso de la tecnología en las oficinas, según un estudio sobre la tendencia Bring Your Own Device (BYOD) realizado por la consultora Forrester. • 15 veces creció el uso de tablets para el trabajo entre 2010 y 20…12. • 38% de los empleados han utilizado apps o software no autorizado. Sólo 75% de las empresas lo prohíbe. • 11% de las compañías soporta activamente el uso de tablets y smartphones de uso personal para el trabajo. • 26% de las empresas prohíbe usar dispositivos móviles personales en el trabajo; en 6% de ellas puede ser causal de despido. • 52% de los empleados piensa que tiene mejor tecnología en casa que en el trabajo.

La depreciación como estrategia de permanencia y perpetuidad.

Posted on

La depreciación de activos es una mecánica financiera estratégica para financiar el crecimiento, actualizar la tecnología y fomentar la sanidad de la estructura de capital de una empresa.

Con frecuencia utilizamos la palabra depreciación, pero pocas veces nos detenemos a pensar en su significado. En realidad, dentro de la cultura empresarial, esta palabra tiene varios sentidos: “el registro del desgaste que sufre el activo con el uso y el paso del tiempo”; “la pérdida de valor de los activos a través del tiempo”. Estas definiciones son tradicionales, pero insuficientes y nocivas para la administración financiera de la empresa.

Desde la óptica financiera, la depreciación debe entenderse como “el mecanismo financiero por medio del cual se recuperan las inversiones en activos fijos y se financia la reposición de los mismos”.

La depreciación consiste en hacer cargos virtuales al estado de resultados para disminuir intencionalmente la utilidad (no para efectos fiscales) y provocar excedentes de efectivo dentro del flujo de caja, de tal manera que si los accionistas quisieran retirar utilidades, éstas se les pagarían sobre el resultado previamente disminuido por la depreciación. Con ello se garantiza un ahorro de utilidades que se queda dentro de la empresa para que al cabo de algunos años se cuente con el recurso financiero necesario para la reposición del activo.

Por otro lado, la administración de la depreciación implica mucho más que  generar la reserva o hacer un registro contable: el recurso que generó la depreciación se debe reinvertir en el activo fijo año con año, mediante la adquisición de cualquier artículo para generar un efecto de bola de nieve.

En la medida en que se reinvierten los recursos reservados con la adquisición de activos fijos, la depreciación también se incrementa año con año. El resultado es que cuando llega el momento de reponer los activos viejos, la depreciación de los activos acumulados permite adquirir el activo en cuestión en el año correspondiente.

El que las empresas mantengan con vida su infraestructura depende de este esquema de administración. Todo el activo fijo debe percibirse como un gran total y se debe utilizar una sola tasa de depreciación que, en la medida en que se reinvierta en el activo, genere este fenómeno de bola de nieve. La consecuencia es que la infraestructura de la empresa se mantiene viva, en constante crecimiento y actualizada con la tecnología.

El esquema anterior generalmente se contrapone con la visión del Contador, que maneja diferentes tasas de depreciación suponiendo que las fija la ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y que son inamovibles para la determinación de su registro contable. Lo anterior implica una imprecisión conceptual, pues lo que marca la ley del ISR son los porcentajes máximos de deducibilidad para la depreciación.

Una cosa es la cantidad que reserva la empresa para reponer en forma autónoma sus activos fijos, y otra cosa distinta es la cantidad que se deduce como gasto de depreciación a la hora de determinar su base gravable y su cálculo de impuestos.

Las tasas fiscales son de carácter general, hay varios aspectos que no contemplan: la calidad del activo en cuestión, el mantenimiento bueno o malo al que estén sujetos, si trabajan 1, 2 o 3 turnos al día. El problema es que si el activo se desgasta a velocidades más altas que las contempladas en la tasa fiscal y su vida útil termina antes del plazo establecido por ley, se presenta el inmenso problema de reponerlo ante la falta de reservas de dinero, y entonces se presentan las deudas bancarias, los costos financieros adicionales o las necesidades de capital para poder continuar con las operaciones.

En México se habla mucho del atraso tecnológico en el que se encuentra la industria. Hay empresas que trabajan con activos de más de 80 años de uso, incluso hay casos en que ya no se consiguen refacciones para ellos: los mecánicos industriales hacen milagros para tenerlos en funcionamiento. ¿Y esto por qué sucede? ¿No será porque sus administraciones entienden la depreciación como el simple registro del desgaste o la pérdida de valor a través del tiempo? ¿Será que han manejado cargos virtuales a resultados con base en tasas del ISR no estratégicas e insuficientes, y que a final de cuentas en los pagos de dividendos repartieron pedazos de activo?